<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36306638\x26blogName\x3dSevilla+a+examen\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://sevillaaexamen.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sevillaaexamen.blogspot.com/\x26vt\x3d-3922652398475252999', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

El Ojo de Sevilla

08 noviembre 2006

"Farruquito argumenta discriminación racial al pedir una rebaja de su multa"
Lo publica
El Diario de Sevilla. No podía aguantarme. Soy consciente de no ser este un blog que trate este tipo de temas, pero excusándome en que todo ocurrió en Sevilla, no voy a dejar pasar esta oportunidad.
Así que ahora resulta que este hombre, buen bailaor donde los haya, argumenta "discriminación racial". Mire usted, caballero, la ley no distingue entre razas en España. Lo crea o no. Aquí se juzgan hechos, y los hechos son muchos. No sé si tendré suficiente blog.
Empezaría por recordarle que ha matado usted a una persona. Señor Juan Manuel (así se llama), ¿lo atropelló usted por ser payo?. Será que no, ¿verdad?. No creo que a la velocidad a la que conducía pudiera hacer distinciones. ¿Entonces por qué lo atropelló, Farruquito?...¡ah, si!...¡¡es que no tenía carné!!. Si ya lo digo yo, a usted lo han encarcelado por gitano. ¿Pero cómo? ¿la cosa no termina ahí?. ¡Es verdad!, salió huyendo, sin socorrer a su victima...claro. Mire, comprendo perfectamente que un momento así, la reacción no se controle. Entiendo que el impulso de todo hombre es huir, no mirar atrás y hacer como el que no ha pasado nada. Pero señor Farruquito, usted estuvo más de un día sin decir "mu", ¿verdad?. en realidad fueron muchos días. Su conciencia trabaja despacio, señor.
Menos mal que al final se entregó...¡ah, no!. ¡Si lo cogieron por casualidad!....ya se lo digo yo, señor Farruquito, a usted lo han juzgado mal por ser gitano. Estoy seguro que su victima ni está muerta, está fingiendo porque es usted gitano. ¿Y la viuda?, ¡qué buena actriz! ¿verdad?. Esos lloros, esas lágrimas...seguro que se motivó la mujer porque era usted gitano...
¡Si es que no hay nada mejor que ser gitano para que a tu alrededor se inventen cada cosa! No vendría mal que le presentaran a varios bailaores magníficos: al señor Vergüenza, al señor Decencia, al señor Auxilio...¡me parece a mi que aún le queda mucho por aprender,
señor artista!
Y para colmo sus compañeros artistas (gitanos y payos) aún son capaces de defenderlo...¡si cuando yo digo que el gremio de los artistas está en decadencia!.
Destaco a continuación el artículo de Don Antonio Burgos:
Entraba Farruquito en el Juzgado y los partidarios le tocaban las palmas y lo jaleaban. Demos las gracias a Dios de que no se las tocaban por bulerías. ¿A quién le tocaban las palmas y jaleaban los que estaban en la puerta de los Juzgados de Sevilla? ¿A un gitanito de copla, perseguido por la Justicia porque había robado? "Sí, ha robado, ¿y qué pasa, señor juez?, este hombre ha robado para darles de comer a sus hijos"... No, señor juez. Las palmas se las tocaban a un hombre que ha hecho una muerte. Todo lo presunta que usted quiera, señor juez, pero muerte. Homicidio por imprudencia, por conducción temeraria, por lo que usted diga en su día en la sentencia y presunta hasta la fecha, pero una muerte. Una triste muerte. La muerte de un trabajador, de un chapista, que cuando terminaba su faena se iba al polideportivo del Polígono de San Pablo a hacer gimnasia y que salía de allí cuando fue atropellado por un coche conducido por quien dicen que no tenía carné de conducir, porque con esto del arte no había tenido tiempo de sacarlo. Y que una vez que atropelló mortalmente a un trabajador, a un humilde mecánico del automóvil, a un padre de familia, se dio a la fuga, sin prestar auxilio y sin pararse a preguntar siquiera. Y una vez dado a la fuga, cuando estaban en marcha las investigaciones para detener al conductor homicida, en vez de presentarse ante la Justicia, hizo que fuese su hermano chico, para que se pudiera lucrar de las inmensas coladeras penales de la Ley del Menor y no pasara nada.
Y así y todo, le tocan las palmas. Y así y todo, sigue yendo de artista por la vida. Mientras, nadie aplaude, apenas le presta voz, a una viuda que únicamente pide que se haga justicia. Ah, la Justicia... ¿Somos todos iguales ante la ley? Sí, por el agravante de notoriedad no se debe meter a nadie en la cárcel, como le ha pasado a ese pobre embajador de España que tantos votos está dando a la demagogia con su estancia entre las rejas del Sevilla 2. Pero no todos somos iguales ante la ley. Las discriminaciones se aplican ahora al revés. Pongamos que todo ha ocurrido al revés. Que un chapista mata con el coche a un gitano en el Polígono y se da a la fuga. ¿Qué dirían de los payos esos mismos gitanos que ahora aplauden a Farruquito poco menos como héroe social y artístico? ¿No le querrían acaso aplicar su justicia tribal?
Pues nada, aquí Farruquito sigue en libertad, con sus giras, con su arte y con sus cosas. Y los suyos, aplaudiéndolo al entrar en el juzgado. Nadie la hace compás por bulleras a la viuda de un mecánico de tubos de escape que sí que era con su trabajo y con su corto sueldo un héroe social.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Subscribo lo publicado, es mas, ¿recordamos lo que le pasó a cierto celador en la misma Sevilla?.

viernes, 10 noviembre, 2006

 
Anonymous Ezequiel said...

Un articulo fabuloso, pero sobre todo es que aun asi, siguen apoyandolo desde los medios, y intentando de hacer ver la buena imangen de este señor, que por ser artista rie de la justicia, y de los cargos que si hubiera sido el chapista el asesina, seguramente aun estaria en la carcel con mas pena que el,y entonces ahora quien dice el trato que esta recibiendo cuando tan solo esta de paso por la carcel???

miércoles, 03 octubre, 2007

 

Publicar un comentario

<< Home