<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36306638\x26blogName\x3dSevilla+a+examen\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://sevillaaexamen.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sevillaaexamen.blogspot.com/\x26vt\x3d3520274169534448124', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

El Ojo de Sevilla

07 mayo 2007

Un tranvía todo terreno
Nuestro famoso tranvía ya ha dado sus primero pasos. Eso si, de noche, sin avisar a los medios y en el más absoluto secreto, ¡no vaya a ser que fallara algo! Y cual fue la sorpresa cuando, efectivamente, algo falló. Pero allí estaba yo, con mi móvil en mano y mi predisposición a fotografiarlo todo.
¿Qué falló?. Pues es evidente, lo que lleva fallando desde hace ya casi cuatro años: la planificación. Resulta que han "metido" el Tranvía (¡¡que no es un Metro!!) en la Plaza Nueva y lo han "sacado" como los niños lo harían: a golpes. Golpes no con el Tranvía (¡que no Metro!), sino con el andén donde debe parar, pues impedía el paso y chocaba. ¿Y por qué chocaba? Pues porque la improvisación es el lema del Excelentísimo.
¿Y por qué solución se optó? ¡Qué pregunta más tonta, pues por la improvisación! Llamaron a un par de operarios ¡y ala!, a las 2 de la madrugada, martillo eléctrico en mano, derribaron un adoquín, y luego otro y otro... y así hasta que el Tranvía (¡...!) consiguió pasar.
¡Ea! Ya todos contentos y a seguir improvisando... digo... ¡gobernando!