<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36306638\x26blogName\x3dSevilla+a+examen\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://sevillaaexamen.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sevillaaexamen.blogspot.com/\x26vt\x3d3520274169534448124', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

El Ojo de Sevilla

15 junio 2007

1992: El año que nos cambió la vida.
Se me humedecen los ojos al pensar en aquel acontecimiento. Quien lo vivió comprende lo que digo. Sevilla, durante seis meses se convirtió en la capital del Mundo. Capital por derecho. Culturas de todos los rincones del planeta. Los avances tecnológicos más avanzados hasta el momento (por citar uno muy conocido: la televisión de Plasma, hoy aún por implantar completamente). Los descubrimientos más relevantes de la época... Sevilla, capital de todo lo que el hombre es capaz de hacer.
No puedo dejar de emocionarme al retroceder en el tiempo y recordar la Expo 92. Siempre he lamentado que no me cogiera con cinco añitos más. ¡Lo que habría disfrutado entonces!. El que no la vivió, bien por edad, bien porque no asistió, puede que no entienda mi emoción. No está motivada por mi amor a la ciudad (aunque indudablemente algo influye). Es que lo que se vivió durante esos meses fue muy bonito. Intentad imaginar (para los que no la vivieron) gentes de todas partes del mundo: África, Asia, Latinoamérica, Norteamérica, toda Europa, Oceanía... ¡Todos! En un recito enorme. Mezclados, como si de una ciudad mundial se tratara. Lo mismo te cruzabas con un belga que con un autraliano que con turco. Todas las culturas en convivencia. Hoy es algo que parece ¡tan dificil!
El hecho de que fuera en Sevilla benefició a la ciudad de un modo crucial Hoy Sevilla no sería lo que es (con todo lo que es y todo lo que le queda por avanzar) si no hubiese sucedido la Expo. En este mismo blog se habla y mucho de lo que le falta a Sevilla. Lo que no hay que olvidar es que gran parte de lo que le falta, lo tuvo en el pasado (y no muy lejano). Pero el abandono, la desidia y la desgana (característica de nosotros, los sevillanos) acabó borrando su huella.
Este año se cumplen 15 años de aquel maravillos año 1992. No son pocos. Y me temo que pasará inadvertido. Me temo que Sevilla no sabrá recordar lo que aquel acontecimiento significó para Sevilla. Y espero equivocarme, de verdad que lo que espero.
Me gustaría que todo el que viviera aquel año como yo, participe como mejor vea. Hay que subrayar ese año en el calendario de la vida. Otro día, cuando lo termine, publicaré una entrada descibiendo, detalladamente, como lo viví. Fue el acontecimiento más bonito e importante de los que he experimentado nunca (sin tener en cuenta los personales, claro). No dejo pasar la oportunidad de recomendaros la web no oficial de la expo: www.expo92.es Entrad y disfrutadla.
Os dejo algunos videos (¡sniff!) Para los más jóvenes os digo: no os fijéis en la calidad de los videos, ni en los peinados y las formas de vestir. Eso es solo la nota graciosa. Tratad de imaginar a una Sevilla universal. Una Sevilla abierta al mundo y reflejo del mundo. Una Sevilla irrepetible. Activos como el Aeropuerto de San Pablo, la estación de trenes de Santa Justa, el AVE, la estación Plaza de Armas, la SE-30 unida a gran parte de la red de carreteras que comunican Sevilla, muchos de los hoteles que hoy disfrutamos (Hotel Plaza de Armas, Al Andalus, Andalusi Park, Emperador Trajano...), el barrio residencial Ciudad Expo, la residencia universitaria de los Bermejales, el puente del Quinto Centenario, el puente del Alamillo, el puente de la Barqueta, la pasarela de la Cartuja, el puente de las Delicias (que sustituyó al conocido "puente de hierro", el puente del Cristo de la Expiración, la rehabilitación del Monasterio de la Cartuja, la transformación total de la calle Torneo, la Ronda del Tamarguillo y un espectacular lavado de cara de la ciudad y de sus pueblos más cercanos que aún hoy perdura, son algunos (y no pocos) de los ejemplos que aún hoy conforman la ciudad.
Sevilla no sería Sevilla sin la Expo. Imaginad la ciudad sin cada uno de los ejemplos que acabo de citar. No se debe ignorar y no celebrar el 15 aniversario de lo que sigificó el cambio hacia la modernidad. No se debe olvidar.

Primera parte(1/3):

Segunda parte(2/3):

Tercera parte(3/3):

Entre la realidad y el recuerdo:








1 Comments:

Blogger el aguaó said...

Querido Ojo de Sevilla, lo primero que voy a hacer es felicitarle por su blog, dándole la enhorabuena. Me ha gustado mucho.

Lo segundo, darle las gracias por rescatar y desempolvar los recuerdos que estaban escondidos en mi memoria. He sentido una fuerte nostalgia que me ha retrotraído a esos momentos de ilusión y gozo, que experimentamos todos los sevillanos con nuestra ciudad en 1992. También me ha gustado mucho el reportaje actual, realizado por los estudiantes de periodismo.

Saludos y enhorabuena una vez más. Me pasaré por aquí con frecuencia.

sábado, 16 junio, 2007

 

Publicar un comentario

<< Home