<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36306638\x26blogName\x3dSevilla+a+examen\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://sevillaaexamen.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sevillaaexamen.blogspot.com/\x26vt\x3d3520274169534448124', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

El Ojo de Sevilla

23 noviembre 2006

¡Qué de tiempo sin actualizar!.
Que nadie piense que este blog se ha abandonado, ¡ni mucho menos!. Es simplemente por problemas de tiempo. Dos semanas hace que no paro por casa tanto como quisiera. Dos semanas en las que no he tenido tiempo ni de leer los periódicos que me hacen falta. De vez en cuando podía dedicarle diez minutitos a un Diario de Sevilla, o a un 20 Minutos (¡en este me daba tiempo a leer la mitad!). Pero no tenía tiempo de sentarme como es debido y comentar lo que tan contenidamente me guardaba.
Sevilla no ha cambiado mucho en estas dos semanas (no creo que ninguna ciudad tenga posibilidad en tan poco tiempo). Todo sigue igual de "bien". Las obras siguen avanzando según previsto (poco, claro), los sevillanos seguimos pensando que un tren que va a circular por el asfalto es un metro, el alcalde sigue impune por sus talas masivas, los comercios siguen cerrando, el suelo que van a poner en la Avenida de la Constitución y Plaza Nueva nos parece precioso (muy acorde con el entorno), la seguridad sigue es sus niveles más altos, no existen bandas en Sevilla, vivimos en una ciudad barata, nuestro querido gestor, también llamado Alcalde, saldrá vencedor en las próximas elecciones por mayoría (¡qué bien!)... en fin, ¿de qué nos podemos quejar? Si mientras haya fútbol, cerveza y tapitas, ¡esto es gloria!.Menos mal que tenemos la Feria y la Semana Santa...¡que por cierto, como no se den prisa, este año los costaleros tendrán que ir con botas de montaña!.
Hablando ya en serio, eliminando el tono tremendista, en Sevilla no se vive mal. Lo malo es no vivir mejor, porque algunos no quieren, y saberlo. Sevilla sigue igual. Igual de bien y de mal. Y lo malo es eso precisamente...

08 noviembre 2006

"Farruquito argumenta discriminación racial al pedir una rebaja de su multa"
Lo publica
El Diario de Sevilla. No podía aguantarme. Soy consciente de no ser este un blog que trate este tipo de temas, pero excusándome en que todo ocurrió en Sevilla, no voy a dejar pasar esta oportunidad.
Así que ahora resulta que este hombre, buen bailaor donde los haya, argumenta "discriminación racial". Mire usted, caballero, la ley no distingue entre razas en España. Lo crea o no. Aquí se juzgan hechos, y los hechos son muchos. No sé si tendré suficiente blog.
Empezaría por recordarle que ha matado usted a una persona. Señor Juan Manuel (así se llama), ¿lo atropelló usted por ser payo?. Será que no, ¿verdad?. No creo que a la velocidad a la que conducía pudiera hacer distinciones. ¿Entonces por qué lo atropelló, Farruquito?...¡ah, si!...¡¡es que no tenía carné!!. Si ya lo digo yo, a usted lo han encarcelado por gitano. ¿Pero cómo? ¿la cosa no termina ahí?. ¡Es verdad!, salió huyendo, sin socorrer a su victima...claro. Mire, comprendo perfectamente que un momento así, la reacción no se controle. Entiendo que el impulso de todo hombre es huir, no mirar atrás y hacer como el que no ha pasado nada. Pero señor Farruquito, usted estuvo más de un día sin decir "mu", ¿verdad?. en realidad fueron muchos días. Su conciencia trabaja despacio, señor.
Menos mal que al final se entregó...¡ah, no!. ¡Si lo cogieron por casualidad!....ya se lo digo yo, señor Farruquito, a usted lo han juzgado mal por ser gitano. Estoy seguro que su victima ni está muerta, está fingiendo porque es usted gitano. ¿Y la viuda?, ¡qué buena actriz! ¿verdad?. Esos lloros, esas lágrimas...seguro que se motivó la mujer porque era usted gitano...
¡Si es que no hay nada mejor que ser gitano para que a tu alrededor se inventen cada cosa! No vendría mal que le presentaran a varios bailaores magníficos: al señor Vergüenza, al señor Decencia, al señor Auxilio...¡me parece a mi que aún le queda mucho por aprender,
señor artista!
Y para colmo sus compañeros artistas (gitanos y payos) aún son capaces de defenderlo...¡si cuando yo digo que el gremio de los artistas está en decadencia!.
Destaco a continuación el artículo de Don Antonio Burgos:
Entraba Farruquito en el Juzgado y los partidarios le tocaban las palmas y lo jaleaban. Demos las gracias a Dios de que no se las tocaban por bulerías. ¿A quién le tocaban las palmas y jaleaban los que estaban en la puerta de los Juzgados de Sevilla? ¿A un gitanito de copla, perseguido por la Justicia porque había robado? "Sí, ha robado, ¿y qué pasa, señor juez?, este hombre ha robado para darles de comer a sus hijos"... No, señor juez. Las palmas se las tocaban a un hombre que ha hecho una muerte. Todo lo presunta que usted quiera, señor juez, pero muerte. Homicidio por imprudencia, por conducción temeraria, por lo que usted diga en su día en la sentencia y presunta hasta la fecha, pero una muerte. Una triste muerte. La muerte de un trabajador, de un chapista, que cuando terminaba su faena se iba al polideportivo del Polígono de San Pablo a hacer gimnasia y que salía de allí cuando fue atropellado por un coche conducido por quien dicen que no tenía carné de conducir, porque con esto del arte no había tenido tiempo de sacarlo. Y que una vez que atropelló mortalmente a un trabajador, a un humilde mecánico del automóvil, a un padre de familia, se dio a la fuga, sin prestar auxilio y sin pararse a preguntar siquiera. Y una vez dado a la fuga, cuando estaban en marcha las investigaciones para detener al conductor homicida, en vez de presentarse ante la Justicia, hizo que fuese su hermano chico, para que se pudiera lucrar de las inmensas coladeras penales de la Ley del Menor y no pasara nada.
Y así y todo, le tocan las palmas. Y así y todo, sigue yendo de artista por la vida. Mientras, nadie aplaude, apenas le presta voz, a una viuda que únicamente pide que se haga justicia. Ah, la Justicia... ¿Somos todos iguales ante la ley? Sí, por el agravante de notoriedad no se debe meter a nadie en la cárcel, como le ha pasado a ese pobre embajador de España que tantos votos está dando a la demagogia con su estancia entre las rejas del Sevilla 2. Pero no todos somos iguales ante la ley. Las discriminaciones se aplican ahora al revés. Pongamos que todo ha ocurrido al revés. Que un chapista mata con el coche a un gitano en el Polígono y se da a la fuga. ¿Qué dirían de los payos esos mismos gitanos que ahora aplauden a Farruquito poco menos como héroe social y artístico? ¿No le querrían acaso aplicar su justicia tribal?
Pues nada, aquí Farruquito sigue en libertad, con sus giras, con su arte y con sus cosas. Y los suyos, aplaudiéndolo al entrar en el juzgado. Nadie la hace compás por bulleras a la viuda de un mecánico de tubos de escape que sí que era con su trabajo y con su corto sueldo un héroe social.

06 noviembre 2006

¿Dónde vive usted, señor Alcalde?
"Las prostitutas toman Nervión, la milla de oro, y los vecinos protestan", decía el primer
titular del diario 20Minutos de Sevilla ( ya hay otros), "nada" es lo que desde el Ayuntamiento se hace o dice. Primero vivíamos en “la construcción de un sueño”, un poco más tarde en “la ciudad de las personas”, pero claro, es evidente que ese sueños pertenece a esas mismas personas. Esas personas que solo se preocupan por ellas: nuestros queridos gobernantes. ¿Cómo es posible que en semejante zona de Nervión se permita que ocurra lo que lleva ocurriendo años? Una zona de colegios, una zona de buenos y grandes hoteles, una zona 100 % comercial, y por supuesto, una zona residencial y familiar. ¡Y se atreve a decir que se preocupan de los barrios! Cada noche es igual. Prostitutas paseándose por las aceras, chulos intimidando a todo el que le pase cerca, gritos por las noches, condones por doquier…¡la ciudad de las personas!.
Por las tardes, en verano, no hace falta ni que anochezca, a eso de las 20h ya hay espectáculo montado. Robos en los coches y en las tiendas próximas, delincuentes a sus anchas…¡la ciudad de los sueños!.
Señor Alcaldísmo, ¿durante cuánto tiempo pretende usted ignorar lo que pasa?. ¿Se da cuenta de que usted no deja de ser un alcalde de una ciudad, y como tal debe cuidar por el bienestar de los ciudadanos al margen de la política?
Son muchos años aguantando, muchos años viendo como un barrio que por el día es tranquilo, familiar, pasa a ser inseguro y peligroso. ¿Dónde vive usted, señor Alcalde?

DESTACADOS:
Entre los diferentes Blogs que se pueden encontrar por la red, de vez en cuando, "Sevilla a examen" extraerá los que considere más interesantes. De este modo, destacamos el siguiente articulo del blog de Paco: http://lavidacomoyolaveo.blogspot.com/2006/11/olores.html
OLORES
Los sentidos humanos tienen estas cosas. Apreciamos, valoramos y juzgamos según nuestros sentidos. A mi hay uno que me guía, aunque por culpa del tabaco (dicen) se pueda ir perdiendo paulatinamente. El oído lo tengo perfecto, el gusto, es el que me guía a la hora de saborear los manjares que brotan de la naturaleza, y de las manos mágicas de mi señora madre cuando se mete en la cocina. El tacto es imprescindible, hay quien necesita ser como Santo Tomás, y tocar para creer. La vista se recrea pero también se daña, desgraciadamente por la de cosas malas que podemos ver un dia cualqueira, en un canal cualquiera, en un informativo cualquiera. A mi me encanta el olfato. Es una gozada ver como algo que no se ve, ni se toca, ni se oye, ni se saborea, puede colmar los cinco sentidos a la vez.
Un olor puede hacerte sentir en el cielo, o en el más desagradable de los infiernos. Me acuerdo de cierto anuncio de un producto femenino que decía: ¿a qué huelen las nubes? Cuando inspiras y las glandulas segregadoras de olor mandan la sensacion a todo el cerebro, los cuatro sentidos restantes se sienten plenos, extasiados, y llegan a un punto de satisfaccion máxima cuando el olor es agradable. Cuando es desagrable hay una sensación de rechazo, de incomprensión, de confusión y de tristeza o rabia. El olor mas agradable, no puede ser otro para mi, o no pueden ser otros para mí que los dos olores más característicos de mi ciudad. En primavera los naranjos florecidos que van sembrando el aire de azahar. Ese azahar que te hace respirar hondo, y llenarte de bienestar los pulmones. Qué bonito es pasear por sevilla con el azahar florecido y perfumando la calle, el aire, y nuestro olfato, y nuestra mente, y nuestro corazón. El otro me trae recuerdos de verano, de casa de vecinos, donde vivían mis abuelso maternos, y en cuyo patio habia un jazmín. Un precioso jazmín, enorme reinando sobre los claveles y geranios que adornaban el patio. Un jazmín que no solo perfumaba mi cama en casa de mi abuela, y toda su casa, si no que me protegía además de los ataques de los insectos vampiros nocturnos de verano. Un jazmín.. de noche... porque durante el dia parece que guardan sus efluvios para estar cargados de bienestar, protección y dulzura.
El jazmín de noche... sin duda mi olor favorito, y que ahora, sustituido por el insecticida, echo cada vez más de menos, como aquella casa de vecinos, donde vivían mis abuelos.

03 noviembre 2006

"MetroPol Parasol"

En pleno centro de Sevilla van a construir lo que parece ser la plaza más moderna de toda la ciudad. Seis grandes champiñones harán de parasoles y regalarán sombras a todo el que pase por allí. O al menos, eso es lo que pretende. Yo no entiendo de arquitectura (¡más quisiera!), así que me baso en el sentido común y en las imágenes virtuales que nos muestran.

Según el proyecto, estos 6 hongos serán suficientes para abastecer de sombra a la tan conocida Plaza de la Encarnación. El problema es que por más que miro las imágenes no termino de verlo. En fin, sombra darán, no cabe duda. Todo objeto opaco que se interponga entre el sol y el suelo, proyectará sombra, eso nadie lo duda. Pero la altura de dichas estructuras contará, digo yo. Son 26 metros de altura y desconozco el ancho de las setas, pero deberían ser muy, muy amplias para proyectar sombra suficiente durante todo el día (teniendo en cuenta que el sol se mueve, bueno, nosotros), y según las imágenes, no lo parecen. A modo de comparación, si colocamos una sombrilla en la playa, proyectará una determinada sombra sobre la arena. Pero si esa misma sombrilla la colocamos a 10 metros de altura, la sombra quizá sea la misma, pero su proyección no se dirigirá tanto hacia el suelo situado justo en su base, como hacia el suelo colindante, en este caso, hacia los extremos de la plaza.
En resumidas cuentas, dará sombra, no hay duda, pero no será una sombra útil constante. Tan solo a medio día, durante las horas en la que el sol está situado en lo más alto, las sombras estarán sobre la plaza. El resto del día, serán proyectadas a los laterales, así que será una plaza muy concurrida durante esas horas del día y durante la noche, el resto será un desierto.
Por último una sugerencia: señor alcalde, si no es mucho pedir, ponga algún que otro árbol. Deje las palmeras para el desierto y busque especies más frondosas (¡que todo hay que decirlo!).

02 noviembre 2006

"Mantas por las aceras"
Por todos es sabido que el conocido por “top manta” es un problema. Es un problema para las tiendas, que tienen que consentir que se les planten delante de sus escaparates. Es un problema para las discográficas y distribuidoras. Es un problema para los cantantes y actores de turno. Es un problema, a fin de cuentas, profundo y con malas perspectivas.
Pero que nadie se lleve a engaños. No es un problema de inmigración, por muy diversos que sean los orígenes de los tenderos (¿o habría que llamarlos “manteros”?). Y que nos pretendan responsabilizarnos a los consumidores y usuarios. Es lógico comprar más barato lo que en otros sitios es más caro. Pero tampoco voy a defender dicha opción, a fin de cuentas es comprar mercancía robada.
La responsabilidad real recae, sobretodo, en dos partes: por un lado, los “jefazos” (por llamarlos de alguna manera, pues “mafia” sería otorgarles un prestigio, dudoso, pero prestigio a fin de cuentas), gente sin escrúpulo que explota a una mano de obra barata y coaccionada; y por otro lado, nuestros gobernantes. Que nadie se engañe, cuando les interesa que en determinadas fechas no haya manta que cubra acera, mandan a una pareja de la policía para que se paseen, literalmente, por las distintas calles estratégicas. Y por allí no aparece ni un pañuelo en el suelo. El resto del año, ¡ah!...
Ahora, y sin pretender ser insensible con las cientos de familias “sin papeles” que viven en nuestra ciudad, destaco otro problema: la masificación. Es tremendo, cuando estos “manteros” colocan sus tiendas en las aceras, no hay forma de caminar correctamente. Dejan un pasillo de metro y medio por el que tiene que transcurrir la multitud, agolpándose, tropezando, casi obligada a comprar para poder avanzar. Uno llega a plantearse buscar una ruta alternativa, y eso, en ocasiones y aunque parezca mentira, resulta casi imposible.

01 noviembre 2006

"Los Sevillanos pueden pedir ya cita para su médico por Internet"
Poco a poco se van consiguiendo objetivos. Ahora queda ver si todo está perfectamente organizado y funciona sin problemas. Pero de momento, hay que reconocer que es un servicio estupendo, al menos en teoría.

Relato los pasos a seguir obtenidos del diario 20Minutos.

Pasos

Web: Entre en la web de la Consejería de Salud o del Servicio Andaluz de Salud:

www.juntadeandalucia.es/salud
www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud

y enlace con la oficina virtual Inters@s.

Datos: Si no tiene certificado digital, introduzca el número de su tarjeta sanitaria, la fecha de nacimiento y el número del DNI. Acceda a «cita para el médico».

Cita: Saldrá el nombre de su médico. Seleccione el motivo de su visita (enfermedad, baja o renovación de recetas), el día y hora. Obtendrá un resguardo para imprimir.

Más datos

Una cita: El programa sólo permite una cita por persona. Si tiene una y quiere otra, tendrá que anular la primera.

Centros: En la provincia se beneficiarán de este servicio los vecinos de las localidades de Alcalá de Guadaíra, Arahal, Bormujos, Las Cabezas de San Juan, Castilleja de la Cuesta, Coria, El Cuervo, Dos Hermanas, Écija, Lebrija, Mairena del Aljarafe, Marchena, Olivares, Pilas, Puebla del Río, Sanlúcar la Mayor, Tomares y Utrera.